20 febrero, 2018

¿Cómo es la sesión?

Su fisioterapeuta estudiará su caso de manera personalizada para orientarle y guiarle en el proceso de curación, mejora y/o estabilización del proceso.

Se recomienda que acudan con sus hijos a la sesión, 2 o 3 horas después de haber ingerido algún alimento sólido, para evitar cualquier malestar durante la misma. Además deben traer todos los informes médicos y pruebas complementarias para su análisis por el fisioterapeuta. Lo primero que se realiza es la Historia clínica del niño donde se detallará el motivo de la consulta, los antecedentes familiares y personales así como todos los síntomas que presente en la actualidad. Posteriormente se realizará una valoración basándonos en la auscultación, exploración física, escalas de gravedad de obstrucción, en los signos y síntomas como son la tos, expectoración, saturación de oxígeno, frecuencia respiratoria, etc.

Todo ello nos confirmará el camino a seguir para la restauración de cada proceso. Los casos más complejos podrán ser atendidos por 2 o más profesionales y se estudiará cada caso de manera individual y de manera conjunta por todo el equipo en las sesiones clínicas semanales del centro para poder ofrecer la máxima calidad asistencial.

Tras fijar nuestros objetivos de tratamiento de acuerdo a los datos anteriores, propondremos el plan de cuidados de fisioterapia respiratoria y explicaremos e informaremos todo lo referente el consentimiento informado, requisito para iniciar cualquier intervención.

Se elegirán las técnicas de fisioterapia respiratoria manuales y/o instrumentales que creamos convenientes teniendo en cuenta la sintomatología y el estado individual que presente el niño. Se seleccionarán aquellos ejercicios que mejores resultados nos aporten al caso y que mejor tolere, siempre consensuado con la familia. El niño debe ser tratado con el máximo respeto y delicadeza posible, por lo que se tendrán en cuenta todos los factores que puedan influir en su evolución.

Nuestros tratamientos se ajustarán en cada caso, basándonos siempre en un protocolo de actuación que se soporta en la mayor evidencia científica disponible para cada caso.

La duración de la sesión suele ser entorno a los 40 – 45 min.